¿Por qué debes probar panetón estas navidades?

¿Por qué debes probar panetón estas navidades?

En toda mesa podemos ver que cada platillo regional protagoniza las cenas de navidad y nochevieja, pero si hay un postre del que no podemos prescindir dada su exquisitez, es el panetón.

El panetón está elaborado con masa dulce, frutas confitadas y demás aliños dulces. Al ubicarse la masa en un molde cilíndrico para hornearse, el panetón adopta una forma de cúpula muy característica.

A pesar de ser un postre originario de Milán, Italia, el panetón ha desarrollado prestigio internacional, lo que ha motivado que se hagan esfuerzos por adquirir una indicación geográfica. Cada vez son más los países que incluyen al panetón en sus fiestas navideñas.

La creación del panetón no es algo secreto, por lo que quizás no tengas que llamar a cerrajeros para que creen dispositivos para privatizar la receta. Todos queremos probarlo.

Historia del panetón

Remontémonos a la época en la que el imperio romano tuvo mayor esplendor, donde sus panaderos se daban a la tarea de endulzar bollos de pan con miel y almendras durante su elaboración.

Una curiosidad del panetón es que el pintor neerlandés Brueghel el viejo incluiría en su famosa obra “refranes flamencos”, panetones desperdigados en el techo haciendo alusión al refrán “Poner a crecer panes en el techo”.

También se hace referencia a que aparecería la receta del panetón por primera vez en el libro de recetas de Bartolomeo Scappi, considerado el cocinero de cámara de papas y emperadores en la época de Carlos V.

Podemos deducir que son muchas las historias las que se tejen en función de la creación del panetón, pero quizás la más conocida es la relacionada con Ludovico el Moro durante la nochebuena de finales de 1400.

Se trataba de una cena fastuosa de navidad que incluía una vasta gama de platillos milaneses, como suele suceder en las mesas de la nobleza, y el que cerraría con broche la cena como de costumbre sería el postre.

Cuando se saca el postre del horno se produce cierta decepción ya que se habría quemado por descuido. Afortunadamente el lavaplatos del castillo conocido como Antonio elaboraría un pan dulce con sobras para llevarlo a casa.

Los planes cambiarían y ese postre se serviría en la cena de navidad compensando la falta del postre. No se esperaba que el pan dulce tuviese tanto éxito, siendo nombrado como “Pane de Toni”, y con el tiempo se transformaría en el famoso panetón.

Difusión del panetón a través de la historia

El transcurso del tiempo sería la prueba de fuego para saber si este postre sería capaz de permanecer en las mesas italianas, y su éxito sería tal que empezó a industrializarse, difundiéndose a través del resto de los rincones de la península itálica.

Aunque no es precisamente una tarta, se pueden hacer numerosas variaciones del panetón agregando uvas, pasas, chocolate, almendras, nueces y todo aquello que incremente el sabor de este delicioso postre.

Puedes conseguirle en los supermercados y panaderías, aunque si eres una persona afortunada no debe extrañarte que te obsequien un panetón en navidad.

Para servir el panetón, debe cortarse como si de una tarta se tratase en rebanadas verticales, acompañándolo con la bebida de tu predilección.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *